Sobre Toto

IMG_0496

Buhonero Intelectual: Un ex abogado y licenciado en Estudios Liberales transformado en escritor, guionista, traductor y office boy (porque es demasiado flojo como para contratar a un mensajero) que jamás ha sabido contestar qué demonios hace cuando un agente de seguridad en el aeropuerto le pregunta por su ocupación.

Hola, soy Toto. No me llamo así en realidad pero un primo al conocerme machucó el “Juan José” que mi mamá había mandado a bordar en cuanto cojín encontró durante los nueve meses de embarazo y dijo: “Tototé”. A toda mi familia le pareció cuchi, a mí no. Yo quería llamarme Man-At-Arms. Pero la vida tiene una manera particular de encasillarte en un trademark y así quedé de por vida: Toto™. Como el perro y las pocetas.

Nací un martes 21 de agosto. Una fecha increíble considerando que es durante la época de vacaciones pero socialmente vacía porque nadie está. El cumpleaños en que me di cuenta de que hasta mi amigo imaginario se largó a la playa fue el día que decreté que mis padres me concibieron en una fecha fatal.

Me gradué de abogado en la Universidad Católica Andrés Bello porque mi familia me dijo medio en broma medio en serio que de lo contrario pelaría bolas. Pelé igual. Y encima me quedé calvo. Por lo tanto, decidí hace mucho tiempo dejar la corbata para las fiestas y dedicarme a ser feliz.

Con esta máxima escrita en un Post-It (mentira, no soy tan cursi), me fui a la universidad de nuevo donde estudié Estudios Liberales y me convertí en traductor legal. Luego di clases de Derecho Internacional en la Universidad Metropolitana, cursos de asesoría para estudiantes de modelos de Naciones Unidas y de cultura general para mesoneros. Por eso cuando viajo pongo “buhonero” en la tarjeta de inmigración. Yo no soy más que un todero con caché.

Aprovechando que mi familia asistiría perfectamente a Casos de Familia si no fuera por el qué dirán, abrí un blog en 2008 llamado Conversations Overheard at the Mad Hatter’s Tea Party. Allí escribí sobre la tragicomedia de vivir en Caracas. Una sociedad que se seca el pelo para ir a la playa pero que lleva una cava de anime con el nombre de la familia marcado en un teipe marrón está loca. Punto.

Escribir me ha gustado desde siempre y el blog me llevó a trabajar como columnista de humor por varios años en revistas como Clímax, Luster, Urbe Bikini, Etiqueta, Entre Socios y en portales como Runrun.es y El Estímulo. Fui finalista en el Concurso Cartas de Amor de Montblanc en dos ocasiones. En la edición de 2009 quedé de tercer lugar y me gané una pluma que les presto a mis amigos cuando se casan o se divorcian.En la edición del 2010 quedé detrás de la ambulancia.

Animado por una amiga híper capitalista, en 2010 publiqué mi primer libro de humor llamado Cuentos de Sobremesa, seguido por La Hora Loca en 2013 y Hacker Mate: Cómo Deshacerte de tus Padres en 2016. Tener un libro es como tener un hijo. Mis amigos papás me dicen que nada que ver, pero yo les digo que es incluso hasta mejor. Mis hijos me mantienen desde que nacieron y no lloran. Es una fórmula ganar-ganar.

Gracias a los libros, se me abrieron tremendas puertas en la radio y en la televisión. En radio colaboré por años con Marianella Salazar en La Nueva Mágica con mi sección semanal de humor político. En el Circuito Éxitos moderé un webcast llamado “La Isla de Toto” y estoy de rodillas cual mendigo en iglesia el Domingo de Ramos para que me den un show en vivo porque me encanta entrevistar a personas que le dicen “sí” a la vida.

En televisión, fui “adoptado” por Érika de la Vega y con ella he escrito para todos sus shows incluyendo Érika Tipo Once, Érika Tipo Late Night y ahora en su serie web Say Whasss? También he sido guionista de los programas Calma Pueblo TV y Viva Viviana  en el canal IVC y participé como comentarista en los programas Pantalla Dividida con Alonso Moleiro y Diario de un Chef con Sumito Estévez. En este último interpreto a un mesonero metiche. Porque why not?

Actualmente vivo en Caracas con un loro que tose cuando la gente fuma (se murió), quince peces (perecieron en un aparente suicidio colectivo) y una perra depresiva (a quien le tengo una vela prendida para que no se muera porque ya sería el colmo).

Un Buhonero Intelectual es mi nuevo blog de opiniones, cuentos y paja en general. Bienvenidos. ¿Se limpiaron los pies?

toto