El Libro Desaparecido

Mi mamá me llama para que la ayude a clasificar y botar una cantidad de papeles y facturas que se han acumulado a través de los años en su casa y uno de los papeles que encuentro es éste:

img_0483

Aparentemente en 1994, Alejandro mi hermano tomó un libro prestado de la biblioteca de su colegio llamado “The Candy Corn Contest”. Lo perdió y por ello el colegio le cobró a mis papás seis dólares ($6) por la gracia. Año en el que por cierto, Rafael Caldera instituyó un control de cambio (OTAC) así que me imagino que el regaño por el fulano librito ha debido ser descomunal.

Lo más insólito es que en diciembre recogí los libros de la biblioteca de su antiguo cuarto y recordé que había metido ese mismo libro en una caja que todavía no he llevado al Banco del Libro para donar (Fun Fact sobre mí: yo encuentro todo. Todo. Jimmy Hoffa no ha sido encontrado porque no me han llamado).

img_0485

Y ahora que el misterio del libro perdido ha sido resuelto, me pregunto: ¿será que la Escuela Campo Alegre aceptaría la devolución de un libro que fue sacado de su biblioteca 24 años después? Esto tiene que ser un récord de devolución tardía, lo sé, pero por lo menos prueba de que nada en este mundo está perdido sino temporalmente mal puesto.

Nota: Le mando este cuento a Alejandro antes de publicar y me pone: “¡Qué bolas! Y ese peo que me formaron. Yo siempre creí que se me había caído por el borde de una litera en Playa Azul. No publiques esa vaina que mi papá seguro sigue bravo!”

Nota 2: Se lo mando a mi Papá y me pone: “Me acuerdo perfecto. Le voy a cobrar intereses y en la factura le meto unos candy corns”.

Nota 3: Mi mamá: “¿Tu papá qué se va a estar acordando de eso? Eso seguro es porque le dio antojo y ahora va a salir por toda Caracas a buscar quién hace candy corns para comérselos. Me vas a seguir ayudando a botar papeles, ¿sí o no?”

Advertisements

Brunuá: Cocina Creativa en un Oasis Caraqueño

Al chef Gustavo Blanco lo conocí en el colegio y fue en su fiesta de 14 años donde aprendí a fumar (big mistake). Gustavo Blanco no aprendió a fumar sino que se hizo chef y creó un restaurante itinerante en Caracas llamado “Brunuá” el cual ofrece almuerzos y cenas, además de catering para eventos.

El domingo pasado asistí a un almuerzo organizado por Brunuá en una casa escondida en la Alta Florida conocida como La Guapa (su cuenta en Instagram es @laguapa.ccs). Atendida por sus propios dueños, la casa está pensada para amenizar eventos tranquilos entre amigos como un almuerzo, una reunión o para ver un partido de fútbol. Y los mesoneros son tan simpáticos que desde que uno entra provoca decirles: “Usted tráigame más de todo lo que me sirva pues presiento que esto no será una tarde de copa sino de botella”.

LA GUAPA

IMG_9785

Entrar en La Guapa implica sumergirse en un oasis de tranquilidad. La casa está llena de objetos curiosos por doquier y ya el propio jardín, decorado con un pequeño poblado de paraguas multicolores para dar sombra y sendas esculturas de caballos geométricos para dar color, dan un indicativo de que se está ante una casa distinta. Hasta los baños son originales. Marcados como “Guapas” para las damas y “Feos” para los caballeros, tienen su propio peso adentro. Pero el peso más original es uno puesto a la entrada de la casa que recuerda a esos de moneda con espejo que ponían afuera de los supermercados y farmacias cuando estábamos chiquitos y todavía nadie sabe el porqué.

IMG_9754

Una de las cosas que más me llamó la atención fue una reproducción grande del cuadro Miranda en La Carraca de Arturo Michelena. Su autor, Juanito Martínez Pozueta, obtuvo autorización del entonces Presidente Isaías Medina Angarita para reproducirlo y como no era pintor sino fotógrafo, se le ocurrió hacer una exposición del cuadro sobre madera para luego rellenarlo con pintura. Como dato curioso, Martínez omitió pintar en su versión los libros que salen en la mesita en el cuadro original para que todo el que lo viera supiese de inmediato que se trata de una copia. Su nieta, poseedora del cuadro hoy en día, es la actual dueña junto con su marido de La Guapa.

guapa-brunua270518 - 302

Y para los amantes de aquel bar famoso llamado La Bélle Epoque, cerrado para siempre en diciembre de 2005, (y del cual mi abuelo siempre odió que yo fuera porque él fue asiduo del restaurante famoso con el mismo nombre que ocupó originalmente sus espacios y decía que eso ahora era una blasfemia), La Guapa tiene en su pared el letrero original del bar con sus luces de neón rojas totalmente restauradas.

BRUNUÁ

This slideshow requires JavaScript.

En este espacio fue que almorcé las delicias de Brunuá. El concepto es interesante porque uno reserva con anticipación, se lleva la botella de vino que se va a tomar y se prepara para deleitarse con el más sumo placer culinario. En esta ocasión, Gustavo creó para nosotros una cocina de seis platos con sabor del nuestro. Como abrebocas, un ponquecito de chorizo ahumado divino al que le siguió un arancini de pabellón criollo servido con mantequilla de carotas negras.

A este plato le siguió un rico buñuelo de plátano maduro con relleno de guiso de morcilla carupanera servido con salsa de ají dulce. Luego, en platos hondos de barro, Gustavo salió de la cocina para servirnos una olleta de rabo a la manera de Caracas para coronar el almuerzo con un risotto de corbullón cumanés de langostinos y vieiras servido con ensalada de rúcula, berros, higos frescos y nueces con vinagreta de higos picantes.

Al terminar pasamos a la terraza para el postre donde nos comimos una mousse de chocolate de Paria con dulce de paleta caroreño y caramelo garrapiñado la cual, por su textura y colores, bauticé como una “Nucita de la high”.

El plan es genial porque uno puede hacer un gastro-tour en un mismo sitio y luego irse a su casa feliz y campante de haber comido divino. Además que la atención de La Guapa es atómico pues te sirven como si estuvieras en casa de tu suegra – la que pone mantelitos hasta para la jarra de agua, no la que te manda a que le compres chino porque le da flojera sacar la vajilla, pues.

NUEVA EXPERIENCIA BRUNUÁ

El domingo 10 de junio a las 3:00 de la tarde Brunuá ofrecerá otro almuerzo en La Guapa con un nuevo menú que se ve igual de divino que el que yo probé. Para reservas pueden contactar su cuenta de Instagram: @brunua_gastronomia o llamar a los teléfonos 0414-3378966 o 0414-1740774. Aquí les dejo el nuevo menú:

IMG_0012

Créditos Fotos: María Valeshka Nass @mariavaleshka

 

Cuestión de Favores

El historiador griego Tucídides dijo una vez que aseguramos amistades no cuando recibimos favores sino cuando los hacemos. Y eso es muy bonito, pero apuesto a que el “Tuci” jamás le hizo un favor a uno de sus hermanos porque si no la frase sería: “hacerle un favor a un hermano siempre implica una tragedia griega”. Si no que lo diga mi amigo Roberto a quien le ocurrió este episodio familiar hace un par de días.

La hermana de Roberto acaba de montar una compañía que cuida casas mientras sus dueños no están. Ella se encarga de ir y prender las llaves del agua, bajar las pocetas, revisar los bombillos y regar las matas. Si hay algo que necesite atención, pues ella lo arregla y así cuando los dueños regresen encuentran una casa habitable y no una construcción en decadencia tipo la mansión de Miss Havisham en Grandes Esperanzas.

El negocio es bueno, particularmente porque nadie quiere dejarle sus casas a los fantasmas del abandono. Pero la hermana de Roberto jamás imaginó que su primer trabajo le iba a enseñar sus primeras lecciones en el oficio. Y ni siquiera, pues ella ni estaba. La lección la aprendió su Roberto gracias a un favor de hermanos.

Encontrándose fuera del país por motivos personales le pidió el favor a Roberto que se encargara de la primera casa que contrató sus servicios. De manera diligente, Roberto fue a la casa a revisar el estado de las cosas. Le explicó al vigilante lo que venía hacer y con las llaves que le dieron entró al apartamento silencioso. Pero no encontró un silencio lúgubre sino más bien un sonido extraño. Un ruido que venía desde el fondo y que indicaba que no estaba solo en casa.

(Insertar música tenebrosa aquí)

Cuenta Roberto que oía un ruido familiar desde el cuarto principal y cuando entró sintió en el baño el correr del agua, como si alguien estuviera bañándose. Y ahí empezó su dilema: ¿entrar al baño a revisar cómo le ordenaron hiciera o entrar al baño y encontrar a la dueña de la casa en pelotas y encarar un chancletazo y posterior juicio por voyerista?

Decidió tomar el riesgo y caminó hacia el baño para abrir la puerta diciendo “Hola, es Roberto” varias veces para no matar a la dueña de un infarto. Pero antes de llegar a la puerta ya veía el accidente. Un charco de agua había hecho una piscina de la alfombra blanca en el cuarto y el baño no era más que un Jacuzzi digno para La Sirenita. La bañista misteriosa resultó ser la ducha del bidet que le dio por ser fuente en ausencia de habitantes.

Una llamada de alerta a la dueña y otra de mentada de madre a su hermana después, Roberto se encontraba con los pantalones remangados intentado drenar el desastre que había causado la ducha tremenda. Un hueco en la tubería había hecho que se atolondrara por lo cual varios tobos y mopas tuvieron que ser empleados para limpiar la fontana di Trevi a la caraqueña.

¿La lección aprendida según Roberto? Hay favores que se les hacen a los hermanos sin preguntar. Pero cuando requieren de chaleco salvavidas, aspiradora que recoja agua y chapaletas es mejor leer todos los términos y condiciones.

La fe de vida no se da por Instagram

Tengo días, no mentira, meeeses esperando que se me dé un trabajo. Es el tipo de trabajo que tú sientes que te has preparado toda la vida para hacerlo y por fin Mercurio le dice chao al retrogrado y las cosas como que empiezan a darse. Y todo va bien, excepto que no te llaman.

No soy de los que anda poniéndoles un mensajito tipo: “Mira mi reina, ¿cómo pa’ cuando?” cada cinco minutos pero cuando en verdad pasa un tiempo sin que te llamen ya uno está soplando una fogata y haciendo señales de humo con una cobija navajo para hacerse notar. ¿Eso que antes decíamos “me dejaron en R”? Ahora es peor. Ahora te dejan en azul. Doble check.

Como no me llamaron yo decidí que no podía quedarme sentadito más en un sofá. Agarré mis cachachá como dicen las viejas (por cierto, ¿alguien sabe qué será un cachachá?) y me fui de viaje a Madrid por dos semanas. Una de ellas Semana Santa. Y como Karma es mi segundo nombre, mientras me amarraba mi cinturón de seguridad y me preparaba para escuchar las instrucciones de seguridad del avión, escuché un sonidito en mi celular.

Mensaje: (Potencial Trabajo de Toto): ¡Holaaaa querido!

Sus madres.

Obligado a apagar el teléfono, por nueve horas de vuelo me pregunté qué me habrían escrito más en el mensaje. ¿Tendría que regresarme de nuevo corriendo? Yo y los deportados. Pero nada más escribieron. Mi “Bueeenas” que le escribí de vuelta fue dejado en leído de nuevo y ahí fue cuando pensé: mis futuros empleadores en verdad necesitan un librito de etiqueta sobre como dar toooda la información en un solo mensaje.

Semana Santa pasó y volví a Caracas. Y ayer, de la nada, me vuelven a llamar. No queriendo extender el asunto, sencillamente giré el volante del carro que conducía y me fui a su oficina. Si iban a ignorar mi “Bueeenas” de nuevo, prefería que lo hicieran en persona. Y ahí me enteré de la confusión:

“Es que no te volvimos a llamar porque vimos por Instagram que te habías ido del país”.

Yo he oído excusas en mi vida pero Instagram es definitivamente la primera.

TDXSE9093

Reviso mi historia de fotos y constato, tengo algunas fotos de mi viaje montadas. ¿Pero no las tiene todo el mundo? Ahí está la imagen del candadito que me cortó la Guardia Nacional para revisarme la maleta, yo paseando mi calva, yo debajo de una puerta petite porque en la Europa medieval si tú no eras “bite-size” no cabías en ningún lado. Incluso tengo la típica foto turista donde salgo saltando, porque eso es todo lo que hacemos los turistas.

¿Y por qué no puse una foto de mi regreso quiere decir que nunca más volví?

“¿Estás en Venezuela?” se ha vuelto la pregunta más frecuente que me hacen y ahora entiendo mi soledad y falta de trabajos. Y estoy francamente fastidiado del reality show que uno se crea por las redes sociales. Hemos llegado a un punto que el que no puso los piecitos en el piso Cruz-Diez de Maiquetía no se ha ido, mientras que el que decide posar frente a la Puerta de Alcalá en Madrid ya se fue. Créanme, ningún inmigrante serio va a retratarse frente a la Puerta de Alcalá. Y si lo hace esa persona regresa en dos semanas porque todos los cafés alrededor de ese monumento son carísimos.

Entonces vaya aquí mi fe de vida al que me esté buscando. Yo, Toto, buhonero intelectual, resido actualmente en Venezuela en la misma sillita de toda la vida. La mesa de té la boté porque me di cuenta que cuando todo el mundo está loco pues ya no vale la pena seguir buscando al Sombrerero.

Como todos, lo que sale en Instagram son cinco minutos de las 24 horas de mi día y si escojo poner una foto es por tres razones cuasi bíblicas:

instagram

Bajo ninguna razón pondría una foto para indicar mi situación de residencia porque hasta donde sé, yo estoy de turista en todo el globo terráqueo excepto en mi país (y aquí con los chinos y rusos me siento más tourist que nunca pero esa es otra historia).

Y esta fue mi frustración del día.

P.D. Potencial trabajo, si están leyendo esto: pero igual los quieeeero.

Amigos en Adopción

Es muy común escuchar por estos días una frase como esta: “de nueve quedamos tres”. Dicha en contexto, la frase hace referencia a un grupo de amistades que ha visto a varios de sus miembros hacer sus maletas y tomarse su respectiva fotografía sobre el Cruz Diez en Maiquetía. Situaciones que pasan, pues. Y si bien es cierto que tenemos todas las redes sociales y comunicaciones a nuestra disposición, a veces los nueve amigos juntos hacen falta un martes por la noche para sentarse a hacer algo tan trivial como un rompecabezas de cuatro mil piezas.

Haciendo una retrospectiva de mi vida, me he dado cuenta de que yo he tenido nueve grupos de amigos. Algunos en paralelo (cosa que ennerva al otro grupo), otros que van desapareciendo y creándose a medida que crezco.

Mis amigos actuales hablan mucho del llamado “saturnazo”. Ese donde cada siete años te cambia la vida. Eso es cierto, hay un estudio que dice que cada siete años uno pierde a la mitad de sus amigos cercanos, reemplazándolos por otros. Eso me pone a pensar en aquella camisa de 5to Año de bachillerato donde todos te firman algo como recuerdo. Todas dicen lo mismo: “Amigos para siempre” y “Nunca cambies”. En contadas ocasiones, la primera frase se cumple. La última frase, sin embargo, es la falacia más grande de todos los tiempos porque querámoslo o no todos cambiamos.

La gravedad de la situación actual es que el cambio de amistades se está dando por circunstancias ajenas a episodios conocidos como que vives muy lejos, tenemos vidas distintas, estás criando muchachos o criando resacas. Un factor externo basado en la situación política acelera el cambio. Qué bien que estás en Weston, pero en verdad ¿qué tanto me puedes contar sobre Weston hasta que no tengamos más nada en común?

Los amigos, amigos son. No importa la distancia. Hay gente que yo no he visto en diez años y los considero mis hermanos. Y es cierto, son irremplazables porque siempre te van a llevar a ese momento de vida que fue compartido y que se considera especial. Pero también es cierto que uno no se puede quedar solo en la vida. Puedes conseguir al amor de tu vida, pero también necesitas amigos. Y comenzar ese proceso de casting, -vamos, que hacer amigos es un casting en si mismo- con más frecuencia ahora que nunca se puede volver agotador.

Yo soy proclive a la adopción de amistades. Cada persona que se va de Venezuela debería poner en adopción a su mejor amigo que se queda. Ejemplo, Pedro tiene un mejor amigo llamado Carlos cuyos intereses son películas de los ochenta, la música de Los Beatles y el Real Madrid. Odia los sándwiches de jamón con mayonesa pero ama la ensalada César y piensa que si una botella de vino se abre es para tomársela integra.

Bueno, Pedro debería subastar a ese amigo en Facebook para que alguien con intereses similares lo adopte. Pedro siempre será amigo de Carlos pero va a necesitar a alguien que lo cuide en su ausencia. Hacer un casting para dejar a Carlos con alguien que jamás le tumbe el puesto, pero que por lo menos le garantice que no se va a quedar como un Niño Perdido de Peter Pan. Es como si Chandler Bing se muriera y no dejara instrucciones para ver qué se hace con Joey Tribbiani. Eso no se hace en el mundo de la amistad.

Es medio chulo, pero la adopción de amistades no es una mala idea en estas épocas donde más que un país estamos dejando también a un hermano atrás. Por lo menos cuando se diga “de nueve quedamos tres” también se puede decir “pero lo dejé cuidado con un partidazo de amigo nuevo que le conseguí”.-

Las Malas Juntas (entre Vecinos)

Mariela Celis fue invitada por la Revista Estampas de El Universal para fungir como editora invitada. En una fiesta conversamos y se le ocurrió que yo sería genial para escribir la minuta de una junta de condominio. Yo nunca he vivido en un edificio así que éste fue mi intento el cual comparto.

Minuta de la Asamblea de la Junta de Condominio del edificio de Mariela, las Residencias Quimbombó.

Estimados vecinos de Residencias Quimbombó:

La presente es la minuta de la asamblea de la junta de condominio que se celebró anoche en el salón de fiestas del edificio. Si bien hubo suficiente quórum, se les recuerda a los vecinos que es un deber la asistencia de TODOS. No quiero mencionar nombres pero es contigo el del Twingo azul que siempre me tranca en el estacionamiento. Todos sabemos que anoche llegaste temprano porque oímos el tubo de escape ese que no has terminado de arreglar desde que el Costa Concordia se fue de jeta. Pero bueh…

A continuación mis notas:

PUNTO 1: Como acordado en la agenda, se procedió a una disculpa pública con apretón de manos del vecino del 5-A y el del 5-C luego de la lanzada de sillas en la última asamblea cuando se discutió el tema del presupuesto anual. Aun tienen prohibido estar juntos en las áreas comunes del edificio por temor a daños a la infraestructura, pero por lo menos hicieron las paces y ya la pobre doña Maigualida del 5-B no estará tipo malla de tenis con la insultadera entre balcón y balcón.

PUNTO 2: Acto seguido, la Presidenta de la Junta de Condominio, señora Aurora Genoveva García Galindo de Montes de Oca, vecina del apartamento 3-B hizo un resumen detallado de las mejoras al inmueble durante el primer mes de su gestión: arreglo de jardinería con inclusión de esculturas de garzas blancas talladas en madera, compra de felpudo con la palabra “Bienvenidos a Nuestro Hogar” para la entrada del edificio, y pintura de la fachada de la caseta de vigilancia en rosa pálido con apliques dorados.

PUNTO 3: El señor Ramón Barreto, vecino del apartamento 10-A, propuso una votación formal para despedir a la Presidenta de la Junta de Condominio por cursi. Moción aprobada. Votación unánime. La señora Aurora Genoveva García Galindo de Montes de Oca se retiró de la asamblea amenazando con que se iba a llevar las garzas del jardín a su casa. (Aplausos).

PUNTO 4: Se procedió entonces a la nominación de candidatos para ocupar la dirección de la Junta por el resto del año. Se postularon el señor Ramón Barreto, anteriormente identificado, y el vecino ese del 2-B que nadie sabe cómo se llama pero que es más metiche que suegra en cocina de nuera. La votación quedó 20-1 resultando electo el señor Barreto. El vecino metiche se retiró de la reunión gritando: “¡Bien bonito, pues! Ahora resulta que yo vivo con el CNE”. A título personal, discrepo del señor del 2-B. Si aquí viviera el CNE la tendencia hubiera sido 20-0.

PUNTO 5: El recién designado presidente propuso tocar el tema del bajante de la basura en Residencias Quimbombó el cual ha venido causando molestias. Ahí nos recordó a los vecinos que las normas del edificio dictan que toda basura debe estar metida en bolsas plásticas selladas y que por basura no quiere decir lanzar un microondas dañado, un afiche en cartón piedra tamaño natural de Henrique Capriles y cien botellas de vidrio una tras de otra. Comprendemos que la situación nacional fomenta el alcoholismo, pero se le recuerda al PH-A que el reciclaje también es una opción.

PUNTO 6: En consonancia con el tema de los escombros, la señora Yhajaira Ortiz del 7-C pidió someter a votación la prohibición de sacudir alfombras por las ventanas, así como colocar ropa y toallas en éstas. Solicitó se dejara acotado en la minuta que: “Mi marido y yo no tenemos por qué estar viéndole las pantaletas ajenas a nadie… ¿me oíste 7-B?”

Acto seguido, Tiffany Mijares, inquilina del 7-B, levantó la mano y exigió su derecho a réplica, afirmando lo siguiente: “Se le aclara a la señora Yhajaira que mis pantaletas son de encaje y que yo sepa su maridito jamás se ha quejado. Además, aquí nadie le recriminó a ella cuando decidió aprovechar las guarimbas para botar la poceta de su baño en frente del edificio que, por cierto, todavía sigue ahí, así que no me vengan con cuentos sobres mis intimideces [sic.]”.

El recién designado presidente decidió someter el tema a votación. Moción aprobada. De ahora en adelante Residencias Quimbombó es una zona libre de pantaletas y de pocetas olvidadas.

PUNTO 7: A continuación se abordó el tema del parque infantil. Se les recordó a los vecinos que las normas dictaminan que todo niño menor de doce años debe estar acompañado por un representante, sin excepciones. La señora Gutiérrez del 8-D pidió la palabra y dijo que ella no tenía la culpa de que el aceite, la leche y la harina llegaran al mercado a deshoras y que ni loca se iba a llevar a su muchachito a hacer esa cola. A todo el mundo le pareció un buen punto. Aprobada la moción. De ahora en adelante un niño solo en el parque infantil significa que llegó el aceite y que los vecinos debemos correr cuanto antes al mercado.

PUNTO 8: En agenda también estuvo el sempiterno temita de recordarle al señor Santino Sotavento del 4-B que toda visitante debe anotarse en la puerta, aún a altas horas de la madrugada, no vaya a ser que seamos desvalijados como el mes antepasado. También se le volvió a advertir que el salón de fiestas no es un salón de citas, el ascensor no es un nido de amor, el estacionamiento no es un autocine y si las reuniones sociales en su apartamento van a ser todas las noches, que por lo menos cambie el nombre de su WI-FI a “Perdón_Por_Mi_iPod” y deje la clave abierta para entretener nuestro insomnio.

PUNTO 9: El siguiente orden del día fue discutir la contratación de un nuevo vigilante. Esto en referencia al despido del ciudadano Omar Garita cuando la noche del 30 de agosto se le vio colocar un aviso en la caseta de vigilancia que decía “Cerrado por vacaciones” y proceder a hacer una fiesta adentro con sustancias estupefacientes. El nuevo presidente prometió encargarse personalmente de la contratación porque él y que tiene un primo que conoce a alguien interesado.

PUNTO 10: Ya que se tocó el tema de los cartelones, Bartolo el conserje tomó la palabra para reclamar que sus avisos en los ascensores eran para dotar a la comunidad vecinal de información importante y no para ser rayados con mensajes anónimos e hirientes. En este punto se provocó una acalorada discusión entre los vecinos para explicarle que una cosa es un cartelón y otra es forrar el ascensor en papel Bond. También se le dijo que no fue correcto poner una nota de duelo por el fallecimiento del viejo Jaramillo, el del 9-A (QEPD), en letra Comic Sans y con signos de exclamación. Por último, le advertimos que entendemos el racionamiento de agua, pero un horario comprendido entre 1:00 y 1:15 p.m. ya implica ser egoísta con la visita post almuerzo al trono.

PUNTO 11: Para concluir, el tesorero de la Junta volvió a insistir, como en todas las asambleas, que las normas de pago del condominio son de obligatorio cumplimiento para los vecinos. Le recordó a las inquilinas del 7-B, 5-A, 6-B y 1-C que la excusa “Eso le toca a mi ex marido” no va a ayudar a que se arreglen las filtraciones del edificio.

De igual manera, se resolvió enviar nueva nota de protesta a la ex presidenta Aurora Genoveva García Galindo de Montes de Oca para explicarle que ya todos los vecinos nos hemos acostumbrado a los ladridos del bendito poodle ese que carga en la cartera, pero que sus gritos incesantes de “¡Mi Principito, shito!” para callarlo a altas horas de la madrugada es un ruido peor.

Considerados todos los puntos del día, se levantó la sesión no sin antes volver a acordar que el puesto 25 de estacionamiento es para visitantes y que el vecino del 4-C debe retirar de inmediato la lancha “Mi Katirrucia Konsentida” que colocó ahí. Se decidió también publicar un aviso en prensa para ubicar al vecino del 4-C a quien nadie ha visto desde la época de la permuta. De igual manera se exhorta a todos los vecinos a asistir a la próxima asamblea que se celebrará en treinta días hábiles. De nuevo, es contigo el del Twingo azul. En serio, si vas a hacerte el loco con la comunidad vecinal, considera mudarte a una casa.

Atentamente,

Eddy Ficio.

Vecino del 9-B. Secretario Accidental de Residencias Quimbombó (accidental porque aquí nadie anota un carrizo y después se nos olvida).